Ruido Ambiental y contaminación acústica

Para tratar de disminuir sus efectos negativos, se ha avanzado regulando las fuentes fijas en industrias, talleres, bares y las fuentes móviles más ruidosas como buses de locomoción colectiva 

El ruido se puede definir como cualquier sonido no deseado o aquel calificado como desagradable o molesto por quien lo percibe.

De este modo, el ruido ambiental se compone de los diferentes ruidos que podemos encontrar en nuestras ciudades: vehículos, industrias, bocinas, gritos, música, etc; ruidos que pueden provocar efectos acumulativos adversos, como daño auditivo, estrés, pérdida de la concentración, interferencia con el sueño, entre otros.

La contaminación acústica se define como la interferencia que el ruido provoca en las actividades que realizamos.

Actualmente, también se trabaja en regulación más específica, como las actividades de construcción y los aeropuertos, que, por sus características, requieren de una normativa específica.

Fuente: http://www.costaricaon.com/noticias/medio-ambiente/27593-ruido-ambiental-y-contaminacion-acustica.html