Inmisiones

Es indiferente que el perjudicado no resida permanentemente en la vivienda que recibe las inmisiones; la preocupación del emitente no elimina por sí sola la obligación de indemnizar; tampoco, la autorización administrativa de una actividad industrial  o comercial; en el contacto entre vecinos, debe prevalecer la situación que se apoye en el interés social, siempre que la vida íntima y familiar del vecino no se inquiete; aunque el Código Civil no contenga una regulación específi­ca de las inmisiones, al contrario de lo que efectúa el Código Civil de Cataluña, ésta puede extraerse en la normativa de las relaciones de vecindad y de la culpa extracontractual; y las inmisiones pueden llegar a vulnerar derechos fundamentales, por lo que puede impetrarse su protección por los mecanismos de tutela de éstos.